Turismo de la Salud

Manantiales

Los manantiales de aguas minero-medicinales son algo frecuente en toda la Alpujarra. Desde muy antiguo se sabe que sus especiales características físico-químicas producen efectos beneficiosos sobre la salud humana. La composición de éstas puede ser muy variada, desde las desmineralizadas a las fuertemente mineralizadas, desde las frías a las termales y desde las gaseosas a las normales.

En la comarca de Alpujarra y en la mayoría de los casos, se trata de las llamadas “aguas ferruginosas”, o como aquí se las conoce, “aguas agrias”. Éstas poseen un alto contenido en hierro y se encuentran gasificadas de forma natural.

Estas fuentes se suelen detectar por el aspecto rojizo de los depósitos de hierro que el agua deja sobre el manantial. Pero la pista definitiva se la dará el sabor picante y a herrumbre (a hierro) que obtendrá si prueba el agua.

También se les atribuyen grandes beneficios medicinales para tratar enfermedades como la anemia, ya que la forma en que se presenta el hierro en estas aguas es fácil de asimilar por el organismo y no produce apenas efectos secundarios. Para ello, es necesario tomarla directamente de la fuente, porque si se envasa, pierde parte de sus propiedades.

¡Anímese a visitar y probar estas aguas de propiedades únicas!

Fuente Agria (El Chorreón, Pórtugos)

Fuente Agria (El Chorreón, Pórtugos)

Es uno de los manantiales más famosos y visitados de toda la Alpujarra. Muy conocida desde los árabes por sus propiedades minero-medicinales, es un agua de mineralización débil y temperatura media, compuesta principalmente por hierro y gas carbónico, lo que le da su peculiar sabor picante y a herrumbre.

Junto al nacimiento se encuentra una pequeña ermita dedicada a San Isidro y, aguas más abajo, un área recreativa conocida como El Chorreón, que indica la presencia cercana de una pintoresca cascada de color rojo, esculpida por las aguas del manantial con el paso de los años.

Es un agua muy preciada por toda la gente de la Alpujarra, que tras sus beneficios minero-medicinales, acuden frecuentemente a tomarla a tomarla desde cualquier punto de la comarca.


Fuente Gaseosa (Ferreirola, La Tahá)

Fuente Gaseosa (Ferreirola, La Tahá)

A esta fuente podrá llegar mediante una vereda que parte de las últimas casas de Ferreirola, a unos 250 m. de estas, junto a un Barranco y al abrigo de varios castaños.

Se caracteriza porque posee mayor concentración en gas disuelto que las otras fuentes agrias de la Alpujarra. Tal es así que se la conoce como “La Gaseosa”. Además, aun siendo picante, no deja el sabor típico a herrumbre de las otras, por lo que es sumamente agradable al paladar y muy apropiada para tomar con las comidas, como hacen las gentes de la zona.


Fuente Agria (Válor)

Fuente Agria (Válor)

En la cortijada de las Viñas, dentro del municipio de Válor, se encuentra esta poco conocida, aunque no por eso menos importante, Fuente Agria. De hecho, sus aguas se consideran de las mejores de toda la Alpujarra, en cuanto a propiedades minero-medicinales se refiere.

De un manantial de esquistos, salen estas aguas que, con el paso del tiempo, han teñido de rojo la piedra.

Si se decide a probarlas, su fuerte sabor picante y a herrumbre, le echará para atrás. Esto no quita de que gocen de gran arraigo popular en la comarca por sus propiedades beneficiosas. De hecho, a lo largo del año se realizan varias romerías hasta la fuente aprovechando la Fiesta de Santiago Apóstol, el 25 de julio, y la Festividad de la Virgen, el 15 de agosto.


Masaje

Aguas de Lanjarón

Las aguas que se pueden tomar en el balneario de Lanjarón se encuentra enclavado en un marco idílico y privilegiado: el Parque Natural y Nacional de Sierra Nevada. De sus altas cumbres se nutren sus cinco manantiales de aguas mineromedicinales: Capuchina, San Vicente, Capilla, El Salado y Salud.

La temperatura de sus aguas oscila entre los 16 y 27º C y su composición mineral, así como sus propiedades e indicaciones, varía de unas a otras, pudiéndose clasificar en bicarbonatadas, sódico-cálcicas, ferruginosas, ligeramente carbonatadas y magnésicas. Dichas propiedades confieren a este balneario la posibilidad de adoptar diversos tipos de tratamientos terapéuticos, así como una amplia oferta de programas de estética y relax.


Baño del piojo

Baño del Piojo

Al sur de Cástaras se encuentra el Baño del Piojo, denominado como Balneario de la Salud por sus antiguos propietarios y que estuvo activo desde la primera mitad del siglo XIX, hasta finales de los años cincuenta del siglo XX. Sus aguas ferruginosas eran descritas en 1845 por Pascual Madoz como «excelentes para curar toda enfermedad cutánea». En la actualidad se encuentra en proceso de rehabilitación, conservándose aún restos de la casa principal, la almazara, graneros y las habitaciones donde se alojaban los bañistas. Su entorno es un hermoso vergel formado por álamos, fresnos, cañas, pitas y mimbres. El antiguo camino de herradura, por el que se accedía al Baño, ha sido recientemente sustituido por una pista que en pocos minutos nos permite llegar a tan singular paraje.