Cástaras

Historia

De nacimiento árabe, pudo ser sin embargo un asentamiento bastante más antiguo dada la explotación en su término de las minas conocidas como El Conjuro, de hierro, explotadas hasta hace pocos años, y otras de mercurio que llevan cerradas alrededor de 45 años; ambas hacían atractiva la zona y tuvieron su época de esplendor durante la dominación musulmana, hecho que convirtió a Cástaras en un importante núcleo de población que después entró en declive. Actualmente tiene una cantera para extracción de arena.

Fiestas

Dos fiestas celebra Cástaras: las organizadas en honor de la Virgen de Fátima, en torno al 13 de mayo y las de San Miguel Arcángel, el segundo sábado de agosto. En el anejo de Mieles se festeja a San Blas, el 3 de febrero, y a San Bartolomé, en agosto. En el cortijo Los Morenos se hacen fiestas a la Virgen de Fátima a finales de mayo.

Lugares de Interés

La iglesia parroquial, edificada en el siglo XVI, conserva un interesante artesonado mudéjar que invita a ser visitada; como también pueden visitarse los restos de las hoy abandonadas minas de hierro El Conjuro, sobre todo el pozo, y las galerías que aún siguen abiertas de las minas de mercurio. Peculiaridades Al margen de las magníficas vistas que tiene desde cualquier parte de sus alrededores, y de admirarse en este municipio su clásico urbanismo alpujarreño con clara adaptación al terreno quebrado y al intenso frío y nevadas del crudo invierno, Cástaras se ha hecho muy popular en la zona por ser residencia habitual de una fanmosa curandera, Purificación Almendros, que recibe visitas de toda la provincia e incluso fuera de Granada. También reside en Cástaras Juan Salas, otro curandero que aunque no está dedicado a ello profesionalmente atiende a quien se lo pide y se ha hecho popular por curar el mal de ojo.

Gastronomía

MAURACA Y TOSTONADAS. La noche del 16 de enero, las lumbres y "chiscos" celebran a San Antón, pues los castareños le tienen especial devoción al santo eremita con el marranico a sus pies. Por mayo hacen su romería, donde se disfrutan platos y viandas propias de la zona, donde los embutidos como la longaniza, chorizo y morcilla tienen su máximo esplendor empujado por el vinillo del terreno y los ricos panes. Por todos los Santos se hacen la "mauraca", una gran lumbre donde se hace la tostonada de castañas. Vaya este postre típico de otros muchos pueblos, pero que aquí ofrecemos. Potaje de castañas 1 Kg de castañas 1/2 Kg de boniatos 1/4 de azúcar 1 rama de canela 1 cucharada de matalahúva Cáscara de naranja Elaboración Se pelan y tuestan las castañas en un fuego de leña, mientras los boniatos se pelan y se hace dados. En una olla echamos las castañas asadas y los boniatos cubiertos de agua. Cuando comienzan a hervir se le añade el azúcar, la canela y la matalahúva machacada junto a la cáscara de naranja. Cocer otra media hora más hasta lograr que las castañas se queden blandas y que el caldo quede trabado, sin ser demasiado espeso. Este plato se debe hacer en olla de barro para que no se oscurezca el caldo y se sirve frío, que no helado.

Fuente: IDEAL