Lanjarón

Historia

El origen de Lanjarón parece que fue anterior a la dominación romana en la península, si se admite que su nombre procede de la voz prerromana ‘lanchar’, que significa lugar abundante en aguas. Durante la etapa musulmana tuvo singular importancia, sobre todo por su situación estratégica como puerta natural de la Alpujarra. En este sentido, está documentada en la historia su protagonismo durante la dinastía de los Alhamares, en la primera mitad del siglo XIII. Fernando el Católico la conquistó en 1490 después de una épica defensa, hasta el punto de que el capitán que defendía la plaza prefirió arrojarse desde una torre antes de rendirse. Sufrió las consecuencias de la rebelión de los moriscos, para los que igualmente ofreció férrea oposición a las tropas del rey, y participó de forma activa contra los franceses en la Guerra de la Independencia, recibiendo desde entonces sus habitantes el calificativo de ‘cañoneros’.

Fiestas

Se celebran durante la primera decena del mes de octubre las fiestas patronales en honor de la Virgen del Rosario. También se festejan el día de San Sebastián, el 20 de enero, y el 3 de mayo la Santa Cruz con una romería hasta la ermita del mismo nombre. De implantación más moderna, el 24 de junio, festividad de San Juan Bautista, tienen lugar las Fiestas del Agua y el Jamón.

Lugares de Interés

Se conservan algunos restos del castillo árabe construido entre los siglos XII y XIII. La iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación se edificó en el siglo XVI, con trazado mudéjar. También merecen destacarse el jardín y manantial de La Capuchina, así como el balneario, edificio de estilo neomudéjar. Peculiaridades En el casco histórico de este municipio se conserva el trazado islámico, a base de calles estrechas y en pendiente; además de mantenerse lugares pintorescos como el barrio Hondillo y la placeta Colorá. En la festividad de San Marcos el 25 de abril, se sigue desarrollando la tradición de bendecir el pan antes de darlo a los animales. Por último, aunque la calidad de las aguas de sus manantiales extendió su fama por toda Europa a lo largo del siglo XIX, desde hace dos décadas se vienen celebrando las Fiestas del Agua y del Jamón en honor de San Juan Bautista y para potenciar el liderazgo de Lanjarón en este campo. Concretamente la llamada Noche del Agua pueden llegar a verterse hasta cuatro millones de litros sobre unas 25.000 personas, a las que el día siguiente se les ‘compensa’ el remojón con raciones gratis de jamón.

Gastronomía

AGUAS, JAMÓN Y BUÑUELOS. Quién no conoce este pueblo, que al contrario de celebrar con fuego la esotérica noche de San Juan, lo hace con agua y su jamón, además de chacinas que tienen mucho éxito, y una amplia gama de guisos como los Pitos, Sopa de almendras Sobrehissa de espinacas y espárragos. Potaje de castañas Potaje de hinojos. Arroz con conejo. Choto en ajillo. Ajillo cabañil Costillas con calabazas y setas. Otra tradición que no debería perderse era tomar aquellos buñuelos con chocolate y su copita de anís, si encarta, que daba otro ritmo al viaje. Hay más dulces: Flan con nueces. Pastel de castaña. Tortas de higos secos. Gallina en salsa Una gallina. Zumo de limón. Cuatro cucharadas de miel Romero. Aceite de oliva virgen extra Sal Harina. Cortar la gallina a trozos. Espolvorearla con harina y dorarla con poco aceite, poniéndola a continuación en una cacerola. Hacer hervir la miel con el zumo de limón y el romero en la sartén de dorar el ave, sin nada de aceite; verterlo sobre el ave y dejarlo cocer muy lentamente unos veinte minutos. Se puede servir acompañado de arroz blanco.Es optativo utilizar una cebolla para contrarrestar el sabor fuerte de la miel y el limón.

Fuente: IDEAL