Cáñar

Historia

La historia de Cáñar corre paralela a la del resto de la comarca de la Alpujarra, de origen árabe y dedicada en buena pàrte a la producción de seda. Tras la conquista por los Reyes Católicos sufrió la presión propia del momento y durante la sublevación de los moriscos fue hecho prisionero en su término, en la alquería de Fex, un lugarteniente de Abén Humeya llamado Fárax abén Fárax, por lo que el caudillo rebelde destruyó toda la aldea. En cambio Felipe II, como recompensa por aquella acción, le otorgó el título de Villa en 1569. Tras la victoria de don Juan de Austria y la expulsión de los vecidos alzados en armas fue parcialmente repoblada como las demás localidades por colonos procedentes de otros reinos españoles. El poblado de Barja, un anexo, quedó arrasado por unas inundaciones en 1816 y desapareció como tal.

Fiestas

Las patronales, con fomato de feria y verbenas, son en honor de Santa Ana, en torno al 26 de julio. El 28 de diciembre, en coincidencia con el día de los Santos Inocentes, se celebra también la fiesta de ‘las mozuelas’.

Lugares de Interés

La actual iglesia parroquial de Santa Ana fue construida en el siglo XVIII y conserva un magnífico retablo. Dicen algunas crónicas que en 1832 vio reducida su torre hasta el campanario “porque era alta, espigada y podían descabezarla los vientos”. De la antigua ermita de la Santísima Trinidad, en el paraje La Ernita, no quedan más que ruinas. En el Molino de Ramblero, un viejo molino ubicado en el lugar conocido por el mismo nombre, han aparecido restos de la época árabe y siguen apareciendo cuando se ara o se excava, aunque no está considerado como yacimiento arqueológico propiamente dicho. Peculiaridades Lo más característico de Cáñar es su estructura urbana propia de los pueblos moriscos y adaptada perfectamente al terreno, montañoso y con fuertes nevadas durante el invierno; tejados planos de pizarra y casas escalonadas. Durante la festividad de los Santos Inocentes, cada 28 de diciembre, se celebra la fiesta de ‘las mozuelas’, una vieja tradición que consiste en ofrecer los solteros una serenata a las solteras, por la que se les cobra (de ahí que tenga el carácter de inocentada); al día siguiente se repite, ellas salen a recibir la música y agradecer el detalle, y después se reúnen todos a comer para terminar disfrutando la jornada juntos.

Gastronomía

YANTARES DE ALTURA. Alto se encuentra este pueblo serrano, pequeño, de fuentes manantes que se codean cada noche con las estrellas. Me llamó la atención saber que el venerado Cristo de su iglesia se llamaba de los Venenos, pero nada que ver con intoxicaciones alimentarias. Sólo guarda relación con el apellido de la familia que en 1639 costeaba las fiestas populares. Me contaban que entre sus bosques de castaños, moreras, álamos, encinas y robles, ascendían los neveros hasta el Cerro del Caballo donde hacían acopio de nieve que bajaban hasta Motril para su venta y utilización en la conservación de los alimentos perecederos. Interesante, ¿verdad? Pollo en Salsa 4 ó 5 litros de agua 4 ó 5 huesos añejos 1 cabeza de ajo Hojas de laurel 10 ó 12 pimientas en grano negra 1 pollo del campo Elaboración En una olla con cuatro o cinco litros de agua y cuatro o cinco huesos añejos se aliña con una cabeza de ajo, unas hojas de laurel y diez o doce pimientas en grano negras, se hierve aproximadamente una hora y después se le añade el pollo del campo, y se sigue hirviendo durante otra hora hasta buscar el punto y que la carne esté tierna.

Fuente: IDEAL